4 años no es nada

18/03/2015 por Juanjo Gaspar en Blog, Trabajo

El próximo 19 de abril hace 4 años desde que mi socio Antonio y yo firmamos el contrato de la comunidad de bienes Lostium Project CB, en cuya estipulación quinta decíamos lo siguiente:

comuneros

Así, con 100€ en la cuenta, un contrato mal redactado y la obligación de aportar por igual nuestro trabajo al negocio en horario normal laboral (signifique esto lo que sea), comenzamos hace ya 4 años nuestra aventura empresarial. Y 4 años después, estamos en condiciones de afirmar que:

  1. No sabíamos dónde nos metíamos.
  2. No nos arrepentimos de haberlo hecho.
  3. La gente, así en general, emprende con demasiada alegría y debería hacer más números y saber dónde se mete.
  4. Difícilmente nos imaginamos haciendo otra cosa en el futuro.
  5. Nos decimos a nosotros mismos “qué suerte tenemos”, pero realmente hemos currado como c*brones durante estos 4 años. La suerte es poder hacer lo que realmente nos gusta. El resto es obra del sudor y la tecla.

 

Aunque es cierto que arrancamos con cierta ventaja, al contar con un pequeño colchón económico para “tirar los primeros meses”, realmente partimos de cero (bueno, 100€) junto con nuestros portátiles, unas mesas y unas sillas y muchas ganas de currar y hacer bien las cosas. Nuestra inversión era mínima, es cierto, pero aquí sólo podíamos ofrecer una cosa: nuestro trabajo. No hay producto que vender, lo teníamos que construir nosotros. Y aunque realmente no arriesgábamos mucho emprendiendo nuestro negocio, necesitábamos por todos los medios hacerlo funcionar. Todavía no sabíamos exactamente lo que íbamos a hacer, pero nos gustaba lo que hacíamos.

En estos años hemos trabajado duro y hemos aprendido mucho. Hemos disfrutado de nuestras pequeñas victorias y también nos hemos dado algunos batacazos. Hemos tenido la suerte de tener clientes increíbles, pero también otros nos han dejado colgados a medio camino.

Trabajamos en un sector bastante leonino, en el que tienes que competir contra los que saben, los que dicen que saben, y los que cobran por saber quiénes saben. Todos aquí sabemos de qué hablamos. Por eso uno de los objetivos que nos fijamos al comenzar con Lostium Project, era poder lanzar nuestros propios proyectos y trabajar para cliente final siempre que fuera posible.

Tampoco queríamos ser una startup de las que se lo juegan todo a una carta con un solo servicio, ya que eso supone un gran riesgo y nuestras aspiraciones no pasaban por la búsqueda del “pelotazo”, si no de una manera de ganarnos la vida haciendo lo que nos gusta. Pero tampoco queríamos alimentar el sistema de intermediarios que conocíamos de nuestros días como ganado consultores.

Y hemos tenido la suerte de poder hacer ambas cosas: la mayoría de nuestros clientes, son clientes recurrentes, algunos como Abrisud desde que fundamos la empresa. Siempre queremos hacer las cosas mejor para ellos y darles el mejor soporte posible, y aunque eso nos genera el problema de no poder aceptar otros clientes o generar menos ingresos, para nosotros es el camino a seguir. Hemos tenido que rechazar proyectos que nos ponían como motos, pero somos los que somos y llegamos hasta donde llegamos. Nos llegan trabajos de empresas que nos encantan y que no podemos abarcar y rechazamos. Y lo sentimos mucho, pero también nos sentimos agradecidos por ello.

Por otra parte, estos trabajos nos permiten generar los ingresos suficientes para poder dedicar tiempo a desarrollar nuestros propios proyectos. Estos normalmente son pequeños experimentos, en los que empleamos unas pocas semanas y que en muchas ocasiones ni llegamos a hacer públicos. Entre estos últimos, y sólo porque nos apetecía, hemos llegado a desarrollar prototipos de una app para localizar arte urbano o un theme de WordPress para post geolocalizados que se han quedado guardados en el cajón, a la espera de un empujón o para descansar allí para siempre.

Pero en ocasiones, como con Mercamad, tenemos clara la viabilidad del proyecto, y entonces nos emocionamos y les dedicamos varios meses. Por eso cuando nos llamaron del Ayuntamiento para comunicarnos que iban a patrocinar la app de Mercamad, sonreímos. Era la confirmación de que lo estábamos haciendo bien. Ahora nuestro propósito es poder ampliar los contenidos y servicios de la aplicación, y buscar nuevos patrocinios para poder hacer la mejor app de mercados posible. Y estamos seguros de que lo conseguiremos.

Y tras esto, tomaremos aire, descansaremos un poco, y volveremos con energías renovadas y nuevas ideas. Porque no todo es trabajar. Aunque a veces lo parezca.

superman-lostium

Y ahora, a por otros 4 aún mejores.

Etiquetas: