4 años no es nada

18/03/2015 por Juanjo Gaspar en Blog, Trabajo

El próximo 19 de abril hace 4 años desde que mi socio Antonio y yo firmamos el contrato de la comunidad de bienes Lostium Project CB, en cuya estipulación quinta decíamos lo siguiente:

comuneros

Así, con 100€ en la cuenta, un contrato mal redactado y la obligación de aportar por igual nuestro trabajo al negocio en horario normal laboral (signifique esto lo que sea), comenzamos hace ya 4 años nuestra aventura empresarial. Y 4 años después, estamos en condiciones de afirmar que:

  1. No sabíamos dónde nos metíamos.
  2. No nos arrepentimos de haberlo hecho.
  3. La gente, así en general, emprende con demasiada alegría y debería hacer más números y saber dónde se mete.
  4. Difícilmente nos imaginamos haciendo otra cosa en el futuro.
  5. Nos decimos a nosotros mismos “qué suerte tenemos”, pero realmente hemos currado como c*brones durante estos 4 años. La suerte es poder hacer lo que realmente nos gusta. El resto es obra del sudor y la tecla.

 

Aunque es cierto que arrancamos con cierta ventaja, al contar con un pequeño colchón económico para “tirar los primeros meses”, realmente partimos de cero (bueno, 100€) junto con nuestros portátiles, unas mesas y unas sillas y muchas ganas de currar y hacer bien las cosas. Nuestra inversión era mínima, es cierto, pero aquí sólo podíamos ofrecer una cosa: nuestro trabajo. No hay producto que vender, lo teníamos que construir nosotros. Y aunque realmente no arriesgábamos mucho emprendiendo nuestro negocio, necesitábamos por todos los medios hacerlo funcionar. Todavía no sabíamos exactamente lo que íbamos a hacer, pero nos gustaba lo que hacíamos.

En estos años hemos trabajado duro y hemos aprendido mucho. Hemos disfrutado de nuestras pequeñas victorias y también nos hemos dado algunos batacazos. Hemos tenido la suerte de tener clientes increíbles, pero también otros nos han dejado colgados a medio camino.

Trabajamos en un sector bastante leonino, en el que tienes que competir contra los que saben, los que dicen que saben, y los que cobran por saber quiénes saben. Todos aquí sabemos de qué hablamos. Por eso uno de los objetivos que nos fijamos al comenzar con Lostium Project, era poder lanzar nuestros propios proyectos y trabajar para cliente final siempre que fuera posible.

Tampoco queríamos ser una startup de las que se lo juegan todo a una carta con un solo servicio, ya que eso supone un gran riesgo y nuestras aspiraciones no pasaban por la búsqueda del “pelotazo”, si no de una manera de ganarnos la vida haciendo lo que nos gusta. Pero tampoco queríamos alimentar el sistema de intermediarios que conocíamos de nuestros días como ganado consultores.

Y hemos tenido la suerte de poder hacer ambas cosas: la mayoría de nuestros clientes, son clientes recurrentes, algunos como Abrisud desde que fundamos la empresa. Siempre queremos hacer las cosas mejor para ellos y darles el mejor soporte posible, y aunque eso nos genera el problema de no poder aceptar otros clientes o generar menos ingresos, para nosotros es el camino a seguir. Hemos tenido que rechazar proyectos que nos ponían como motos, pero somos los que somos y llegamos hasta donde llegamos. Nos llegan trabajos de empresas que nos encantan y que no podemos abarcar y rechazamos. Y lo sentimos mucho, pero también nos sentimos agradecidos por ello.

Por otra parte, estos trabajos nos permiten generar los ingresos suficientes para poder dedicar tiempo a desarrollar nuestros propios proyectos. Estos normalmente son pequeños experimentos, en los que empleamos unas pocas semanas y que en muchas ocasiones ni llegamos a hacer públicos. Entre estos últimos, y sólo porque nos apetecía, hemos llegado a desarrollar prototipos de una app para localizar arte urbano o un theme de WordPress para post geolocalizados que se han quedado guardados en el cajón, a la espera de un empujón o para descansar allí para siempre.

Pero en ocasiones, como con Mercamad, tenemos clara la viabilidad del proyecto, y entonces nos emocionamos y les dedicamos varios meses. Por eso cuando nos llamaron del Ayuntamiento para comunicarnos que iban a patrocinar la app de Mercamad, sonreímos. Era la confirmación de que lo estábamos haciendo bien. Ahora nuestro propósito es poder ampliar los contenidos y servicios de la aplicación, y buscar nuevos patrocinios para poder hacer la mejor app de mercados posible. Y estamos seguros de que lo conseguiremos.

Y tras esto, tomaremos aire, descansaremos un poco, y volveremos con energías renovadas y nuevas ideas. Porque no todo es trabajar. Aunque a veces lo parezca.

superman-lostium

Y ahora, a por otros 4 aún mejores.

Etiquetas:

¿WordPress? Pero si yo no quiero un blog

29/04/2013 por lostium en Trabajo

Esta es una de las respuestas con las que nos topamos con más frecuencia a la hora de explicarle a un cliente cuál va a ser el gestor de contenidos que, por nuestra parte, queremos implementar en su proyecto. Resulta harto complicado de explicar a los clientes que, WordPress, no sirve solo para crear blogs. Creednos. MUY difícil.
wordpress mola
Y como en Lostium somos parcos en palabras, pero muy de demostrar que tenemos razón, decidimos que teníamos que hacer algo para no tener que dar tantas explicaciones. A fin de cuentas, y aunque somos “flexibles como juncos y ágiles como gacelas”, preferimos trabajar con herramientas con las que nos sentimos más cómodos y sabemos que podemos exprimir a fondo, que tener que reinventar la rueda y/o formarnos en la enésima herramienta que no volveremos a ver jamás. Como gestor de contenidos configurable y “tuneable” y bajo nuestro criterio, claro está, WordPress no tiene parangón. Así que nos decidimos a utilizar WordPress en un proyecto que no tuviera nada que ver con un blog, pero sí con contenidos de otro tipo, para dejar claras las capacidades de esta plataforma. Y que somos muy cazurros, vamos, que Salamanca es parte del Reino

Y entonces surgió la necesidad de rehacer Tuitrafico. Al principio, parecía algo de locos el querer “calzar” un WordPress en un proyecto de este tipo, donde se manejan grandes volúmenes de datos, información en tiempo real y visualizaciones con mapas e interacciones complejas. Pero al poco tiempo de comenzar con el desarrollo, llegó Antonio, que es el master and commander del back-end en Lostium Project, y me suelta: “¿Pues sabes qué te digo? Que esto lo podemos hacer correr todo bajo WordPress”. Yo, ojiplático, le devuelvo la típica mirada de: “Ya, claro, con un WordPress lo hacemos en dos patadas…”.

Pero el caso es que iba en serio. Y tras algunos meses de desarrollo, siempre menos de lo que nos hubiera gustado y muchos más de los planificados, lanzamos la nueva versión de Tuitrafico ejecutándose bajo un WordPress y además haciendo la aplicación multidispositivo mediante responsive web design . Aún nos quedan muchas cosas que pulir, somos conscientes de ser un equipo muy pequeño realizando labores muy heterogéneas, y que en muchas ocasiones nos son aún muy ajenas (pero todo llegará, menudos somos…). Pero, a falta de pasar la prueba del rendimiento y la exposición pública, podemos afirmar que no podemos estar más contentos con el resultado. Y si todo sale bien, esta es solo la primera fase de un proyecto que creemos que todavía tiene mucho recorrido.

Volviendo a WordPress, en la nueva versión de Tuitrafico contamos ahora con una plataforma fácilmente extendible, donde poder añadir funcionalidades con mucha mayor rapidez y agilidad, además de una gestión de contenidos unificada desde la cual actualizar de forma dinámica prácticamente cualquier contenido que aparezca en la aplicación. ¿Los comentarios? Para eso ya existe Disqus (que además nos permite mantener copia de los mensajes en nuestra base de datos, por si mañana cambiamos de opinión). ¿La gestión multimedia? Resuelta. ¿Paginación? Resuelto. ¿Tagging y categorización? Todo eso ya nos lo da WordPress. Si además le sumamos un buen sistema de caché como W3 Total Caché y un buen plugin de backup, nos hemos ahorrado un montón de horas de desarrollo, y muchos dolores de cabeza.

¿Y cómo hemos conseguido hacer todo esto? Pues yo no lo sé muy bien, para mi es poco más que brujería. En algún momento Antonio dará explicaciones. Pero lo que sí he de decir es que, como desarrollador front y diseñador un poco torpe, las veces que he necesitado modificar algo o añadir alguna pequeña funcionalidad, no he tenido mayor problema. Me ha bastado con hacer un par de búsquedas en el Codex, y ahí estaban las respuestas y los métodos para hacer lo que necesitaba. Y si no ya estaba Antonio que me lo explicaba. Con esto quiero destacar que WordPress es ya una plataforma lo suficientemente madura y desarrollada como para haber bajado un peldaño el nivel de abstracción y “hablar” un lenguaje mucho más humano y más fácil de comprender para los que no somos ninjas del código (pero tampoco tontos). Seguro que si me oye un purista me dirá que donde esté python y una mongo-db y mimimi… que se quite el resto. Pues lo que tú quieras, para gustos los colores. Si para ti son las herramientas que te funcionan y con las que trabajas mejor, no hay discusión posible. Nuestra intención, tanto cuando la pasta sale de nuestro bolsillo como cuando lo hace de el del cliente, es poder hacer el mayor número de productos de calidad en el menor tiempo posible. Puede que PHP no sea el lenguaje más cool del momento, nada que ver con Rails, donde vamos a parar… Pero ahí lo tienes corriendo… y con WordPress.

Etiquetas:

Lostium, terminado en “m”

24/01/2013 por lostium en Trabajo

Paraíso tropical

Paraíso tropical

Detrás de Lostium Project estamos en estos momentos Antonio García y Juanjo Gaspar. Antes de seguir con las presentaciones, y como bien se indica en el título, no somos muy buenos eligiendo nombres. Lo sabemos.

El nombre viene de hace varios años, cuando decidimos que íbamos a montar un servicio de recuperación de gadgets basado en etiquetas y geoposicionamiento. Y el título, de cada vez que tenemos que decir nuestro nombre por teléfono. El servicio no llegó a ver nunca la luz, tras mucho plan de negocio y poco “manos a la obra” (en aquellos días ambos trabajábamos a jornada completa en un broker online). Pero fue el germen de lo que hacemos hoy, así que el nombre se quedó.

Respecto a lo que hacemos ahora, podéis echar un ojo a la sección de proyectos para ver algunos ejemplos. En los últimos dos años, hemos hecho diversos trabajos para clientes, y también algún proyecto propio (con algún FAIL por el camino…).

Lo primero, decir que queremos incondicionalmente a todos nuestros clientes, y los que lo han sido, saben que cuidamos de sus proyectos como si fueran los nuestros. Hemos crecido y adquirido mucha experiencia gracias a su confianza y su ilusión por sacar adelante nuevas ideas. Y eso a pesar de nuestra web.

Tras lo dicho, en los últimos años hemos ido aparcando bastantes ideas de aplicaciones, utilidades, inutilidades, e incluso de desarrollos hardware que nunca encontraban su hueco entre cliente y cliente. Gracias a que somos un equipo pequeño y mantenemos una estructura de costes muy reducida, hemos decidido dedicar los próximos meses a desarrollar lo que nos apetezca. Tenemos mil ideas de proyectos, y nuestra intención es sacar adelante cuantos más mejor, por lo que se tratará, en la mayoría de los casos, de pequeñas aplicaciones, plugins, un proyecto de Arduino o Raspberry Pi (tenemos prototipos para ambos)… incluído el rediseño de Tuitrafico, que ha dejado de formar parte de lainformacion.com. Hemos empezado por esta web, porque ya empezaba a ser urgente poder contar todas las cosas que hacemos habitualmente. Normalmente nos encanta nuestro trabajo, pero los próximos meses van a ser alucinantes.

Aunque ésta había sido nuestra intención desde el principio, la realidad te golpea insistentemente con un plato tres veces al día (a algunos incluso más) y, siendo prácticos, en la mayoría de los casos hemos tenido libertad suficiente con nuestros clientes como para sentirnos cómodos, e incluso proponerles desarrollos que sabemos que les podían encajar, encargándonos nosotros de toda la especificación.

A pesar de que la gente insiste en que tenemos que crecer, que podríamos hacer el doble o el triple de proyectos para clientes de los que hacemos actualmente, nos gusta tener la libertad de decidir en qué vamos a trabajar y cómo lo vamos a hacer. En el momento que arrastras un equipo más grande, esto ya no es posible, y las obligaciones te empujan en la senda del trabajo alimenticio, que está bien, pero no es tan divertido. Además contamos con la ventaja de cubrir con sólo dos personas perfiles complementarios (diseño y desarrollo front,  y desarrollo de backend y programación), por lo que sólo nos queda tirar millas…

También somos conscientes de las limitaciones que esto supone: siendo sólo dos personas en el equipo, nos encargamos de hacer lo mejor que sabemos todo el trabajo de: mock-ups y prototipos, maquetas en Photoshop, ilustraciones con Ilustrator, diseño, UX, logos, copy, desarrollo en HTML5, animaciones en javascript, fotografía, desarrollo en PHP, administración de servidores y de bases de datos, vídeo… Y así puedo seguir todo el día. Obviamente, somos dos personas haciendo el trabajo de un equipo de al menos 6 perfiles distintos, pero tampoco estamos hablando de refundar MySpace. Parte de nuestro objetivo es también aprender a hacer cosas nuevas o que no solemos hacer habitualmente. Y pasarlo bien, claro.

Sabemos que resulta difícil generar ingresos por esta vía, pero de la capacidad de generar ingresos con alguno de estos proyectos, dependerá el que podamos extendernos más en el tiempo experimentando y desarrollando otras ideas. Contamos con la ventaja de la experiencia adquirida, que en la actualidad nos permite desarrollar una aplicación básica multidispositivo con diseño responsive y backend basado en WordPress, en tiempos tan cortos como un mes. Por otra parte, la nueva web lleva ya una semana de retraso en el planing que cuelga a mi derecha. Nadie dijo fácil.

Etiquetas: